De la era de la película a digital, pasar del instante desvanecido al momento perenne, mi cámara no puede faltar para escuchar la luz.