Sin Prisas

Fernanda Leyva

Masai Mara, Kenia
La enormidad de un elefante, y lo chiquito que se vuelve en perspectiva. La tranquilidad con la que pasa su día. Lo imponente, pero a la vez la calma.